Huevos de pascua: Buenos tips para hacerlos en casa

Sara Cabral

El mundo del chocolate puede convertirse en una frustración si no se tiene ciertos cuidados. Se acerca la celebración de pascuas, y tu alma cocinera quiere hacer huevos de pascua caseros para compartir el domingo en familia. Te voy a dar todos los tips que aprendí en la práctica para que tus huevos sean los mejores.


La primera vez que intenté hacer huevos de pascua resultó muy frustrante, te aseguro que me paso de todo. Se me quemó el chocolate y se hizo una pasta, las tapas no encajaban, el glasé me quedaba líquido ¡Hasta se me deformó un molde! Tengo recuerdos de estar llorando al lado de la cocina porque sentía que los huevos de chocolate no eran mi fuerte, pero con mucha paciencia y práctica pude entender que hay ciertos secretos a la hora de hacerlos, así que decidí compartirlos para que tu debut no sea tan frustrante como el mío.

Los moldes

El primer punto importante son los moldes, vas a encontrar de todos los tamaños, de todas las formas y hasta los modernos moldes transfer para hacer huevos con diseño. Si es tu primera experiencia, te recomiendo moldes sin diseños y pequeños (con un nº 10 está perfecto) para empezar con la práctica. Algo muy pero muy importante es limpiar de cualquier residuo graso los moldes ¿Por qué? La grasa no te va a dejar desmoldar el chocolate, y si lo haces con fuerza podes romper la preparación. Lo primero que vas a hacer es limpiar los moldes con un algodón con alcohol para que no queden restos grasos y puedas desmoldar muy fácilmente el chocolate. Si usas moldes transfers (el que usé yo) no limpies el molde con alcohol porque éste puede despegar el diseño que viene en el molde, solo seguí el siguiente paso.

huevos de pascua
Limpiar los moldes con un algodón con alcohol para que no queden restos grasos.

El Chocolate y el Calor

Como te contaba, el mundo del chocolate no tiene nada de sencillo. Para hacer los huevos de pascua la única materia prima que vas a necesitar es chocolate, pero… ¡ojo! Tiene que ser preferentemente amargo o semi amargo, el chocolate con leche es muy grasoso y acordate que la grasa es la principal enemiga de los moldes. Si comprás una tableta tenés que picarla en trozos pequeños para que pueda derretirse uniformemente, si no, vienen bolsitas con chispitas pequeñas, ideales para usar en repostería.

También te puede interesar:  Arte y gastronomía: antesala a la escultura comestible

Como el principal enemigo de nuestra materia prima es el calor vamos a usar varios métodos para que estos no estén en contacto de manera brusca porque puede quemarse ¿No te pasó de derretir el chocolate en una olla y que quede pastoso sin poder derretirse? ¿La olla era de metal? El hierro y el metal son los transmisores por excelencia de calor, todos los recipientes que tengan estos materiales se van a calentar de manera muy rápida. Un punto muy importante es utilizar recipientes de vidrio para derretir el chocolate, el calor se va transmitir de manera menos directa y va a resultar más higiénico. Ahora que ya tenemos el chocolate trozado y en un recipiente de vidrio, para derretirlo tenemos dos maneras: a baño maría o en el microondas. La primera opción es la más complicada, ya que nosotros vamos a ser los que controlamos el calor para derretirlo. El primer tip que te voy a dar es que pongas el recipiente del chocolate en contacto con el agua fría de la olla que utilices para hacer el baño maría, así a medida que se calienta de a poco el agua, el chocolate se derrite a un ritmo lento y parejo ¡Acordate que el contacto directo y brusco con el calor puede quemarlo! Y en este punto me voy a detener.

Seguramente no cuentes con la fábrica de moldes de huevos de pascua y sólo tengas uno o dos, por ende vas a necesitar esperar hacer una tapa y luego la otra para tener finalmente tu huevo. En ese trayecto que hagas una tapa, enfríes, le agregues otra capa de chocolate, enfríes, desmoldes y quieras volver a utilizar ese molde, el chocolate se va a enfriar y endurecer. Lo que vas a hacer por inercia es poner en el agua ya caliente el molde, para que se derrita nuevamente y seguir con tu producción ¡No, no lo hagas!

Mi segundo tip es que cuando se enfríe el chocolate, vuelvas a hacer el baño maría desde cero. Retirá el agua caliente de la olla, ponele agua fría y volvé a derretirlo con lentitud y con contacto de calor gradual. Si no querés usar este primer método y tenés microondas, vas a poner a derretir el chocolate en él y calentarlo cada 30 segundos. Pone el microondas fuerte y a los 30 segundos retíralo y mezcla con una cuchara el chocolate, seguí así hasta que nuestra materia prima este derretida por completo.

huevos de pascua

El Armado y los Bordes

Ya tenemos los moldes sin residuos y el chocolate recién derretido. No se debe poner el chocolate todavía porque tiene mucha temperatura. Tenemos que esperar que adquiera entre 50 y 60 grados para que no esté muy caliente y así no se deformen los moldes.

Una vez que llegue a la temperatura deseada, vertés el chocolate en el molde y con cuidado lo vas cubriendo haciendo movimientos circulares, tratá que los bordes estén bien cubiertos hasta los extremos. Con ayuda de una espátula retiras los excesos de la tapa del molde y lo ponés boca abajo para que se emparejen los excesos del interior. Luego llevas al freezer por 5 minutos y dale una segunda capa de chocolate, pero ¡Cuidado! Esta vez el chocolate tiene que estar un poco más frío (40 grados aproximadamente) para que no derrita la primera capa – para cubrir la segunda capa podes ayudarte de un pincel de silicona -, repetir el mismo procedimiento que la primer capa (limpiar excesos y llevar al freezer). La cantidad de capas que quieras agregarle al huevo es muy personal, yo siempre los hago con.

Ahora que ya tenés las dos tapas de los huevos de pascua desmoldadas (que seguramente si seguiste estos pasos fueron muy fáciles de desmoldar) hay que emparejar los bordes para lograr una perfecta unión. Calentás en la hornalla una asadera o un recipiente liso de metal limpio, y pones las tapas chocolates boca abajo mientras haces movimientos circulares. El calor va a derretir las imperfecciones y va a dejar los bordes parejos y lisos. Para el relleno podes usar confites, bombones o lo que más te guste. Rellenamos una tapa y luego con un poco de chocolate derretido y tibio, con ayuda de una manga, pones un poco sobre los bordes. Pegas la otra tapa al huevo y ya los tenemos perfectamente unidos.

Decoración

Para decorar los huevos de pascua, o simplemente cubrir el sellado, podes hacerlo con glasé o con el mismo chocolate. Si lo haces con chocolate, espera que este un poco frío y espeso, y con ayuda de un pico y una manga decoras con la forma que quieras. Si querés usar glasé para prepararlo tenés que mezclar una clara de huevo y azúcar impalpable. No existen medidas justas para el glasé, porque la clara puede tener distinto tamaño y así llevar más o menos azúcar, asique te aconsejo que vayas integrando el azúcar impalpable hasta que quede una pasta suave y moldeable (yo utilizo entre 4 y 5 cucharadas por clara). Al igual que el chocolate, con ayuda de una manga y un pico de repostería vas decorando el huevo de chocolate a tu gusto. Nombres, estrellas, flores ¡Usá tu imaginación para darle una decoración única y personal! Si querés hacer formitas y luego pegarlas, hacelas sobre papel manteca así es más fácil despegarla de la superficie.

Espero que puedas aplicar todos los tips y tus huevos de pascua queden geniales ¡Hasta la próxima!

DON'T MISS OUT!
¡Suscribite a nuestro Newsletter!

Recibí en tu correo la info gastronómica más completa:
Restaurantes, recetas, vinos, chefs, tips y mucho más.

Invalid email address
No te enviaremos SPAM. Podés darte de baja en cualquier momento.

Copyright © 2015 - 2020. Producido por La Cocina Creativa Content Studio- Todos los Derechos Reservados.